Home   Juventudes   Diagnóstico de jóvenes de educación secundaria en Xonacatlán

Diagnóstico de jóvenes de educación secundaria en Xonacatlán

cvb

Resultado de los talleres impartidos en la Secundaria “Gustavo A. Vicencio”

Diciembre 2011

Datos sobre los talleres

Número de talleres impartidos: 2
Número de jóvenes participantes: aproximadamente 50 en cada grupo; 100 totales
Sesiones impartidas por taller: 3 con duración de 1.5 horas cada una (4.5 hr totales)
Periodo de los talleres: 19 de noviembre – 3 de diciembre

Problemáticas ubicadas

Taller 1. Impartido a jóvenes estudiantes de 3° de secundaria

? Consumo focalizado de drogas por parte de los jóvenes
? Confusión e información incorrecta sobre las drogas y drogadicción
? Poca información y algunos datos incorrectos sobre sexualidad, métodos anticonceptivos y embarazos
? Actitudes poco tolerantes hacia los adictos y homosexuales

Taller 2. Impartido a jóvenes estudiantes de 2° de secundaria

? Consumo focalizado de drogas por parte de los jóvenes
? Entornos con familiares adictos
? Confusión e información incorrecta sobre las drogas y drogadicción
? Poca información y algunos datos incorrectos sobre sexualidad, métodos anticonceptivos y embarazos

Descripción y análisis de las problemáticas

Consumo focalizado de drogas

Alumnos jóvenes compartieron con los facilitadores que consumen drogas. En algunos casos, el primer consumo se dio a partir del ofrecimiento por parte de otros compañeros o familiares de sus amigos.

Confusión e información incorrecta sobre las drogas y drogadicción

Niveles de conocimiento sobre drogas
En general, ambos grupos no podían definir con puntualidad qué son las drogas aunque sí entendían cómo afectan a las personas o cuáles son sus nombres.

4 jóvenes afirmaron consumir de forma regular alguna droga.
3 jóvenes explicaron que en sus familias hay personas con problemas de drogadicción.

A la pregunta ¿qué drogas creen que consumen los jóvenes de su edad?

Los jóvenes del primer grupo mencionaron 58 elementos, de los cuales 49 sí se consideran como drogas, 2 elementos eran sinónimos de otros términos.

Los jóvenes del segundo grupo enumeraron 40 elementos, de los cuales 38 sí son drogas, 2 de las sustancias fueron repetidas por sinónimos.

Este elemento indica que en el primer grupo los jóvenes poseen un conocimiento mayor de qué drogas existen y qué drogas se consumen, esto se puede deber a que entre ellos hay quienes consumen drogas, lo que hace que en su entorno perciban una mayor presencia de esta situación.

Los datos en el segundo grupo apuntan a que las y los jóvenes ubican menos tipos de drogas, pero sí reconocen cuáles sustancias son consideradas como tales ya que hubo menos menciones incorrectas o repeticiones. Esta condición puede explicarse porque hay una menor cantidad de consumidores, pero también hay quienes tienen familiares o amigos con problemas de adicción a las drogas.

Drogas que los grupos consideran como más consumidas

Los jóvenes del grupo 1 votaron por que las 5 drogas más consumidas eran: mariguana, PVC, cocaína, inhalantes y tachas.

En el grupo 2 los jóvenes votaron por que las 5 drogas más consumidas eran: crack, cemento, heroína, PVC y mariguana.

A nivel de conocimiento, los jóvenes en el grupo 1 ubican mejor cuáles son las drogas más consumidas a nivel nacional, ya que su percepción coincide en 4 de los 5 elementos (PVC no está entre las más consumidas). En tanto, en el grupo 2 los jóvenes sólo coincidieron en que la cocaína está entre las drogas que se consumen más por jóvenes de secundaria de México. De hecho, resulta interesante que el crack sea una de las sustancias que menos utilizan los jóvenes mexicanos, pero el grupo 2 sí la consideró como muy empleada.

A la pregunta ¿qué soluciones propondrías al problema de la drogadicción?

Las y los integrantes del grupo 1 tendieron a apoyar soluciones relacionadas con clínicas de rehabilitación, revisión de las mochilas, encarcelamiento e intervención de la policía para controlar a los adictos.

Por su parte, los jóvenes del grupo 2 optaron por métodos relacionados a tratamientos médicos y terapéuticos, encarcelamiento o multas por el consumo.

Que jóvenes en ambos grupos apoyaran métodos basados en el trabajo de la policía o métodos punitivos como vías de resolución del problema de la drogadicción fue indicio de la perspectiva con que se les ha enseñado a lidiar con esta problemática. Además, es de notar que las y los participantes del taller no diferenciaban con claridad la división entre drogadicción (como un problema de salud pública) y narcotráfico (como una actividad ilícita de transporte y venta de drogas).

Por otra parte, las alternativas dejaban claro que los grupos no consideran a la drogadicción como una enfermedad sino como un problema, mantienen el estereotipo de los consumidores de drogas como delincuentes o cargas sociales antes que personas que padecen una enfermedad y requieren atención médica especializada, tratamientos específicos.

Respecto a los temas de sexualidad, métodos anticonceptivos y embarazos

Como parte de la tercera sesión del taller, se dio la oportunidad a las y los jóvenes de realizar preguntas abiertas y particulares sobre el tema de la drogadicción. Sin embargo, jóvenes en el grupo 1 y, en menor medida, en el grupo 2 terminaron por plantear preguntas relacionadas con sexualidad y salud reproductiva –tema que está relacionado con el consumo de drogas en dos aspectos: las enfermedades de transmisión sexual como VIH-SIDA, y la propensión a las relaciones sexuales como consecuencia del consumo de drogas- en donde se destacaron las siguientes preguntas como las más repetitivas:

En el grupo 1: ¿qué enfermedad de transmisión sexual es la más peligrosa? ¿qué posiciones sexuales puedo realizar? ¿qué métodos son buenos para abortar?

En el grupo 2: ¿qué sucede si se rompe un condón? ¿es malo tener relaciones sexuales a mi edad? ¿qué consecuencias tiene el sexo?

Por su repetición, las preguntas llevan a suponer que quizá las y los jóvenes del grupo 2 se encuentran más alejados de los conocimientos relacionados con la temática sexual, es decir, saben menos respecto a ella en comparación con el primer grupo. Quizá, los jóvenes en el grupo 2 no ha iniciado su vida sexual activa, ya que las preguntas se enfocan más a problemáticas previas a ella o consecuencias que, a nivel social, son las preocupantes más que a la práctica o consecuencias a nivel personal.

En tanto, las y los integrantes del grupo 1 puede ser que ya tengan una vida sexual activa, dado que sus preguntas se enfocan más situaciones prácticas o problemas que enfrentarían de manera directa y el tema de la prevención o la sexualidad en el ámbito de la salud pública. De confirmarse esta hipótesis, sería un indicador que los jóvenes en el contexto que trabajamos inicia su vida sexual en algún momento del segundo grado de secundaria.

Actitudes hacia la homosexualidad

Algunos jóvenes expresaron su rechazo total o sólo en ciertos sentidos hacia las personas homosexuales. Esto sucedió de forma explícita por parte de un participante del taller quien afirmó que no soportaba a las personas con esta preferencia sexual. En ambos grupos, en general, hubo personas que realizaron comentarios y burlas respecto a las personas homosexuales.

Sugerencias para atender la problemática

ÍMPETU propone las siguientes alternativas para apoyar a las y los jóvenes:

Para quienes ya son consumidores

- Realizar talleres en donde se aborde la problemática de las drogas desde una perspectiva que en ningún momento juzgue el consumo sino que ofrezca alternativas y nuevas perspectivas. Es importante que los consumidores jamás sientan que serán tratados mal por su actividad. Estos talleres pueden ser impartidos por asociaciones que tengan experiencia directa en el trabajo con jóvenes consumidores.
- Incluir contenidos informativos bajo la misma perspectiva en materias relacionadas con la problemática de las drogas: Biología, Educación Cívica y Ética, Educación Física y Orientación. No se debe plantear la información de manera negativa o parcial, ya que la experiencia de los consumidores y los potenciales consumidores les indica algo diferente.
- Generar redes de colaboración con organizaciones y especialistas que apoyen a aquellos consumidores que deseen ingresar a un tratamiento.

Estrategias preventivas

- Talleres para que encuentren alternativas al consumo de drogas. Entre las propuestas temáticas a tratar se encuentran: proyecto de vida, elección de la carrera, cómo generar mi propio proyecto y organización para mejorar mi entorno.
- Crear espacios para que el estudiantado pueda desarrollarse con personas de distintos grupos. Es importante que estos espacios sean diversos y estructurados de forma sólida, es decir, no se pueden limitar a cierto tipo de actividades (por ejemplo, sólo deportes) ni ser improvisados o poco preparados.

Facilitadores y elaboradores del diagnóstico:
Itzel Coca Ríos
Luisa Velázquez Herrera
Daniel Sánchez Díaz
ÍMPETU Centro de Estudios, A.C.



Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *